¿Cómo afecta a la economía la baja del petróleo y el alza del dólar?
16 de Marzo de 2015


México es un país atractivo para las inversiones, independientemente de los precios del petróleo, por su posibilidad en la explotación de los hidrocarburos en aguas profundas.


ANC.- Agencia Noticiosa del Centro.-Aguascalientes, Ags.- A Lunes 16 de Marzo del año 2015.- / Redacción – “Marzo mes dedicado a Marte, Dios de la Guerra y mes del equinoccio”.

Por el Ing. José Carlos Ortega Sandoval

La baja en los precios del petróleo no solo representa un reto para la administración actual del presidente Peña Nieto sino para la recién aprobada reforma energética. Analistas afirmar que esta volatilidad iniciada desde hace algunos meses continuará por lo que tendrá impacto no solo en la economía nacional sino en la opinión pública.

El petróleo ha caído a su precio más bajo de los últimos 4 años con el riesgo de cotizarse por debajo de los 70 dólares por barril. Por esta situación, La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha iniciado las negociaciones en la Cumbre de Viena con poco éxito para tratar de revertir esta situación y atender la demanda diaria de unos 2 millones de barriles diarios. En estas reuniones se contó con la presencia del Secretario de Energía de México con la participación de países como Noruega, Arabia Saudita, Venezuela y Rusia sin embargo no se llegaron a los acuerdos necesarios solo monitorear los mercados internacionales. Esta situación ha beneficiado al crecimiento de la economía norteamericana ocasionado también el incremento del dólar como moneda en la economía mundial. Esto trae como consecuencia el incremento del dólar frente al peso (moneda nacional). Ocasionando también una caída cerca del 5% de los ingresos de la administración gubernamental con un recorte de mil millones de dólares.

Como parte de las medidas tomadas por la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y la Secretaría de Energía en México (SE), se ha ajustado el precio por barril de 82 a 79 dólares. Se ha pagado 773 millones de dólares en cobertura para blindar al 100% los ingresos petroleros para este año de continuar esta situación. Ahora la reforma energética, desde una perspectiva de mayor competencia, las empresas dedicadas a este rubro verán una caída de sus ingresos que incluso las llevaría a una crisis financiera. Por el momento es complicado acelerar la producción del petróleo por lo que se requiere diversificar los mercados, aún existen países estancados en la importación de este producto siendo el de EUA. Es más atractivo por sus excedentes en reservas con un incremento incluso del 12% para este año. Los principales problemas de PEMEX son menor producción de crudo, menor exportación y bajos precios de venta.

Otro problema es que el aumento del valor del dólar estadounidense, que está asociado a la deflación mundial de petróleo y el aumento de las tasas de interés en Estados Unidos, es casi seguro que frenará las exportaciones. El petróleo es no sólo una mercancía física comprada, vendida y cotizada en los mercados mundiales; sino que también se ha convertido en un importante activo financiero desde que los EE.UU y el mundo comenzaron su comercio liberalizado por futuras materias primas (es decir, una garantía financiera) a finales de 1990, a una escala global. Así como la disminución de los derrames de hidrocarburos a la disminución de otras materias primas físicas (por ejemplo, cobre, mineral de hierro, oro, etc.), seguridades financieras petroleras (productos derivados del petróleo) la deflación delos precios también puede extenderse a otros activos financieros, provocando su declinación, como un efecto de cadena.

Ese efecto de cadena no es muy diferente a lo que ocurrió con la crisis inmobiliaria entre el 2006-08. El mismo efecto de cadena activo financiero podría surgir si los precios del petróleo continúan descendiendo a menos de 60 dólares por barril. Eso representaría una deflación de casi el 50 por ciento en los precios del petróleo que potencialmente podría poner en marcha un evento de inestabilidad financiera mundial más generalizado, posiblemente asociado con el colapso del mercado de bonos basura corporativos en los EE.UU que son los que han impulsado gran parte de su producción

Desde junio del 2014, el precio del crudo de alto grado ha caído más de un 40 por ciento, la disminución es de alrededor de 115 dólares por barril, en enero de 2014, a sólo 67 dólares por barril a finales de noviembre. La caída más baja desde la recesión del 2009. El descenso de los precios no sólo ha sido más profundo de lo esperado en una corrección cíclica normal, sino que también parece más que un evento temporal. Algunos predicen que los precios mundiales del petróleo caerán por debajo de los $ 60 dólares por barril en el 2015, y potencialmente podría caer tan bajo como $ 40 dólares por barril, colapso que se produjo durante la recesión de 2008-09.

¿Qué efecto tendrá una deflación sostenida de los precios del petróleo en la economía mundial? A la deriva y al mismo tiempo aumentando la inestabilidad financiera, apenas se discute en la prensa económica Occidental. En cambio, la deflación del petróleo se informó como un desarrollo económico positivo, tanto para las economías avanzadas y para las economías de mercados emergentes, así como para la economía mundial en general. Los economistas, la prensa de negocios, y los gobiernos de las economías avanzadas están dando un "giro positivo" a la caída de los precios del petróleo, afirmando que significará menores costos para las empresas y los consumidores Los precios del petróleo más bajos significan precios de la gasolina más bajos y por lo tanto más para los hogares de los consumidores para gastar en otros lugares. Menores costos del petróleo estimulan la inversión empresarial y el gasto, se argumenta, y por lo tanto también impulsará el crecimiento económico. Pero esta visión simplista puede resultar incorrecta, para las economías de mercados emergentes en particular y para la economía mundial en general. Los efectos negativos combinados de profunda y sostenida deflación de los precios del petróleo también pueden ser mayores que sus efectos positivos. La deflación mundial de petróleo significa un dólar estadounidense en aumento.

La disminución de activos financieros vinculados al petróleo podría aumentar la tendencia a la inestabilidad financiera global. La deflación del petróleo puede conducir a quiebras e impagos generalizados para diversas empresas no financieras, que a su vez precipitaran eventos de inestabilidad financiera en los bancos vinculados a esas empresas. El colapso de los activos financieros asociados con el petróleo también podría tener un "efecto cadena" más adelante en otras formas de activos financieros, difundiendo así la inestabilidad financiera a otros mercados de crédito.

El colapso continuo de los precios del petróleo desde junio ya ha tenido un efecto devastador en las economías de mercado emergentes, especialmente los que dependen de las exportaciones de productos básicos  como Brasil, Chile, Argentina y Sudáfrica, e incluso Australia y varias economías del Sudeste Asiático. La deflación del  petróleo ha tenido un impacto aún más severo en aquellas economías altamente dependientes de las exportaciones de petróleo como un gran porcentaje de su mezcla de productos básicos como Venezuela, Rusia, Nigeria. Por esta razón, este tema es centro de análisis y debate no solo político, sino económico y social en México. Todos los productos básicos, no sólo el petróleo, sufren un impacto cuando ocurre la deflación del petróleo. Una marcada y sostenida reducción del petróleo generalmente se asocia con una disminución de las ventas y los precios de otros productos básicos. Todo el sector mundial de los productos básicos puede verse afectado.

 

México es un país atractivo para las inversiones, independientemente de los precios del petróleo, por su posibilidad en la explotación de los hidrocarburos en aguas profundas. Una solución podría ser enfocarse en el incremento de las inversiones por 12,600 millones de dólares. Se deberán evaluar los proyectos de las empresas participantes y tratar de tener un equilibrio financiero entre los pequeños productores y las grandes empresas. Ante todo esto, la crisis social y la opinión pública son elementos de presión a la actual administración que debe redoblar sus esfuerzos para evitar un colapso de la economía nacional reflejado en los ingresos de las familias de México. En lo personal creo, independientemente del sentimiento nacionalista, que era fundamental una reforma que administrara y potencializará no solo los energéticos sino los demás recursos naturales. Se requiere mayor conocimiento de la ciudadanía para su participación en estos temas el cual, genere un debate de soluciones y sobre todo, la responsabilidad de nuestros políticos en la administración pública. Nuestra democracia se fortalece también con la comunicación entre políticos y sociedad y en este tema todavía nos falta un largo trayecto que recorrer.



Ing. Rodolfo Franco
Rodolfo Franco

Editor de La Verdad del Centro

Etiquetas:  
Escribe tu opinion sobre esta nota.