Comentarios de un Ciudadano: CON BRASIL, ¿COINCIDENCIAS?
11 de Abril de 2015


“…el proceso de corrupción, impunidad y radicalización seguirá adelante, pues se considera que es una crisis sistémica.”


ANC.- Agencia Noticiosa del Centro.-Aguascalientes, Ags.- A Sábado 11 de Abril del año 2015.- /Redacción – “Abril, mes de la apertura, mes en el que se abren las flores y estalla la primavera”.

Por: Felipe GONZÁLEZ GONZÁLEZ

La economía más grande y fuerte, aún en América Latina es la brasileña. Sin embargo en los últimos meses el "milagro Brasileño" ha comenzado a hacer agua. Veamos. Los gobiernos de Lula Da Silva (8 años) y el de Dilma Rosseff (4 años a la fecha), ambos emanados del Partido del Trabajo PT, lograron que 30 millones de brasileños salieran de pobreza extrema y no solo eso sino que generaron 20 millones de empleos, si bien de bajo salario, pero en contrario se perdieron 4 millones de empleos calificados y bien remunerados, esto debido a que hay un fenómeno muy peligroso que han llamado de "desindustrialización" galopante, o sea que varias empresas de capital extranjero han emigrado a otros países y algunas nacionales por las nuevas leyes fiscales han preferido cerrar o bajar sus actividades.

La corrupción y la impunidad ha sido un flagelo y un fenómeno corrosivo para la actividad económica. Esto aunado a que de los años noventa a la fecha, la privatización de las empresas públicas generó una camada de nuevos millonarios a nivel mundial, al grado que uno de ellos llamado Elke Batista, fue el octavo hombre más  rico a nivel mundial. Si bien es cierto que debido a sus excesos hizo quebrar su emporio en años  recientes, también es cierto que otros se han enquistado en la economía y sus empresas son de las más favorecidas por las dependencias gubernamentales con contratos multimillonarios.

Este proceso ha hecho que el país pierda su capacidad en ciencia y tecnología y las empresas más fuertes, fuera de PETROBRAS, son realmente maquiladoras. Algo que terminó de prender los focos rojos fueron las protestas en todo el país durante el mundial de futbol, por los gastos registrados en la infraestructura para el evento y la falta de servicios elementales en muchas regiones que afectan a la comunidad. Otro reclamo es el atraso y costo del transporte. Las denuncias de corrupción de varios funcionarios del gabinete  de la presidenta  y en la empresa estatal PETROBRAS, terminó de exacerbar los ánimos, pero creo que lo que más ha causado la caída de aceptación del actual gobierno, a un nivel de 13 % el más bajo en la historia, es la impunidad con la que se han manejado los casos de corrupción, pues sólo han sido removidos y son pocos los que han terminado ante juez.

Otros temas que están minando la operatividad del gobierno federal son que se han estado fortaleciendo las relaciones oficiales con organizaciones que se auto llaman ambientalistas e indigenistas, la mayoría de ellas financiadas y dirigidas desde el exterior, desestabilizando algunas regiones para impedir la construcción de infraestructura hidráulica y carreteras y caminos. Hay la sensación de que tanto el Partido del Trabajo como la presidenta Dilma Rosseff, se han radicalizado y hay hechos que así lo demuestran, ya que en sus discursos comienza con el síndrome de "Maduro", pues acusa a enemigos del país como los causantes de la problemática actual y pide el apoyo del pueblo para combatirlos. Esto nos hace ver que ha perdido la visión de la realidad. Hoy campea la retórica hueca y demagógica y no se reconocen las demandas sociales sino que se ven como opositores políticos. En el camino se ha perdido el proyecto de nación y ha sido suplido por etiquetamientos a los manifestantes, como los del 15 de marzo en Sao Paulo como "clase media reaccionaria", algo que en ese país se creía superado y que hoy vuelve a presentarse con más fuerza y en momentos de crisis.

Otras señales de la radicalización es que Lula, el 24 de febrero, al tratar el asunto de las protestas en varias partes del país, amenazó con llamar "al ejército de Stédile". Esto no tendría mucha repercusión si dicha organización no fuera encabezada por Joao Pedro Stédile, un ultra izquierdista dirigente del MST  -Movimiento de los Trabajadores sin Tierra-. Este grupo, el 5 de marzo, con 500 de sus militantes llamados "brigada femenina", el día de la mujer  invadieron con lujo de violencia un laboratorio de la empresa Suzano Futura Gene y destruyeron miles de árboles que durante 14 años habían estado en observación e investigación de mejora genética. El colmo fue que la presidenta posteriormente pasó "revista" a dicha brigada, y no solo eso, también fue a Porto Alegre a pasar revista a otro grupo de los violentos del MST  llamados "lanceros negros"; y para colmo el tal Stélide, el 8 de marzo en Caracas, frente a Maduro, ofreció la "bolivarización de Brasil". ¡Vaya! Solo les faltan los autodefensas y las policías comunitarias, la Ceteg y la sección 22 para completar la colección.

Algo que ha presionado a la sociedad brasileña son las desmedidas ganancias de la banca en lugar de promover el desarrollo del país, pues actualmente ha obtenido las mayores ganancias de la historia. Otro tema delicado son las acusaciones de que se lava dinero en los comicios electorales y que actualmente los partidos y los políticos están en una rebatiña por puestos y el poder para sostener sus estructuras. Y todo esto ajeno a cualquier ideario o intereses de la sociedad. Hoy el quehacer gubernamental es sinónimo de corrupción.

 

Los analistas políticos de ese país mencionan que lo que sucede no es una crisis de gobierno, pues pueden cambiar de presidenta, pero el proceso de corrupción, impunidad y radicalización seguirá adelante, pues se considera que es una crisis sistémica. Creen que se necesita un cambio de modelo que privilegie el bien común, los principios y la ética.



Ing. Rodolfo Franco
Rodolfo Franco

Editor de La Verdad del Centro

Etiquetas:  
Escribe tu opinion sobre esta nota.