Comentarios de un Ciudadano: LA DENUNCIA DEL PAPA FRANCISCO DEL GENOCIDIO ARMENIO
2 de Mayo de 2015


“En la celebración de una misa concelebrada entre el Papa Francisco y el Patriarca de la Iglesia Católica Armenia, Nersés Pedro XIX, y con la asistencia del presidente Armenio, Serg Sargsyan, en la homilía el Papa se refirió al "martirio Armenio". 


AGUASCALIENTES, AGS., sábado 02 de abril. Agencia Noticiosa del Centro (ANC). “Mayo, mes dedicado a la diosa Maia, diosa de la primavera”.

Felipe GONZÁLEZ GONZÁLEZ

Estos días en la celebración de una misa concelebrada entre el Papa Francisco y el Patriarca de la Iglesia Católica Armenia, Nersés Pedro XIX, y con la asistencia del presidente Armenio, Serg Sargsyan, en la homilía el Papa se refirió al "martirio Armenio".  Recordando el comienzo, el 24 de abril de 1915, de lo que se ha llamado el "primer genocidio del siglo XX". Cumpliéndose este año el primer centenario de ese terrible suceso.

A la fecha 22 estados han reconocido el genocidio y la muerte de millones de Armenios. Y a raíz de las declaraciones del Papa, el gobierno de Ankara llamó al Nuncio de la Santa Sede para hacerle llegar una protesta en la cual mencionan: "El Papa está lejos de la realidad histórica y no pueden ser aceptadas”. Esto es una política de Turquía frente a esa serie de acusaciones, las cuales las justifica diciendo que el hecho fue resultado del entorno que en ese momento prevalecía  en la región.

Pero hagamos historia de lo que estamos hablando. El reino de Armenia nació el año 190 antes de Cristo y tuvo su esplendor bajo el gobierno de Tigranes, en los años 95-66 antes de Cristo. Posteriormente cayó bajo el imperio Romano, en el año 301 después de Cristo. Fue el primero estado que adoptó el Cristianismo como su religión oficial. Este estado ha corrido una suerte muy accidentada, pues fue invadido por Bizantinos, Persas, así como por los Califatos  Omeya y Abasí y por los Turcos Selyúcidas. Posteriormente tiene un periodo de independencia del año 885 al 1015. Después cayó bajo el imperio Bizantino, y Armenia se repartió entre el Imperio Persa Safavida y el imperio Otomano en 1501.

En el siglo XIX, en los años de 1894 a 1896, sucede un hecho que quizá es un primer genocidio. A causa de protestas por el aumento de impuestos, el Sultán Abdel Hamid II, ordena la represión y se generan las "masacres Hamidianas", en las que se dice murieron entre 100,000 y 300,000 armenios, así como Asirios y Griegos del Ponto en el Mar Negro.

Antes de la Primer Guerra Mundial, el Imperio Otomano era dirigido por el Sultán Abdul Hamid II, el cual fue obligado a abdicar en favor de su hermano Mehmed V, quién denotó una debilidad al gobernar y quedó a merced de los llamados "Tres Pachás"- Mehmet Talat, Ministro del Interior y Gran Visir; Ismail Emer, Ministro de Guerra y Ahmed Cemal, Ministro de Marina. Cuando se declara la Primer Guerra Mundial el Imperio Otomano se alineó con los imperios centrales de Europa y aparece un personaje: Mustafá Kemal "Ataturk" (el perfecto), el cual tenía una gran influencia entre los grupos activos dentro del imperio, y se le reconoce como el "Padre de la Patria". Al comienzo de la guerra fue nombrado jefe de 19 divisiones y defendió con mucho éxito la península de Galípoli, evitando un desembarque aliado y fue nombrado "Pachá " y héroe nacional.

Durante la primer Guerra Mundial se acusó a los Armenios de apoyar a los Rusos, y al ganar estos la batalla de Sarikanis en el Cáucaso, el derrotado Ismail Emer, echó la culpa a la quinta columna formada por los Armenios, y así al protestar los armenios por su estatus, el gobierno de Estambul ordenó el 24 de Abril de 1915 la detención y asesinato de 235 intelectuales. En Junio de ese mismo año comenzó la deportación masiva  a campos de concentración en Siria, en el desierto en Dayr Az Zawur. Los Turcos dicen que fueron 600,000 y los armenios dicen que fueron un millón quinientos mil aproximadamente. Durante su traslado las mujeres fueron violadas por sus captores o bien por bandas tribales de las regiones que atravesaron. Otros murieron al hacerlos caminar en medio del desierto en condiciones infra humanas. Se dice que el río Éufrates se contaminó por la cantidad de cadáveres que fueron arrojados en él.

Posteriormente al término de la guerra y al perderla el imperio Otomano y sus aliados, en el tratado de Sévres, el 10 de agosto de 1920, se repartieron los vencedores los restos del imperio Otomano, pero la lucha siguió y Turquía encabezada por Mustafá Kamal se enfrentó contra Grecia que trató de quedarse con más territorios, pero los aliados se declararon neutrales y al ganar los Turcos la batalla de Sakarya en agosto y septiembre de 1921, obligaron a los Griegos a retirarse, y éstos al hacerlo tomaron la estrategia de "tierra quemada". Posteriormente los Turcos al avanzar masacraron a los griegos que habitaban Izumir, incluyendo a los armenios que se habían refugiado en la región durante la 1a. Guerra Mundial. A estos hechos los Griegos los mencionan en su historia como " Catástrofe de Asia Menor". Posteriormente se firmó el tratado de Lausana y se establecieron las fronteras de Turquía, Bulgaria y Grecia, pero esto provocó un éxodo de población y fueron expulsados un millón seiscientos  mil griegos de Turquía y 600,000 turcos abandonaron Grecia. En este tratado se anuló la creación de la república Armenia y del estado Kurdo. Esto provocó un conflicto en el sureste de Anatolia, el cual a la fecha persiste y ha causado miles de muertos.

 

Esto no debe ser sólo una narrativa histórica, pensemos en esos seres humanos torturados y asesinados que perdieron a sus familias, sus pertenencias y su patria, y que han pasado a ser inmigrantes en donde estén. Lo que pide Turquía que se minimice este genocidio. Pero es como si se pidiera que se olvidara el Holocausto de los Judíos provocado por los Nazis. Este hecho si encuadra en la declaración del Protocolo de las Naciones Unidas, en su artículo segundo, pues se dan todas las causales para declararlo GENOCIDIO. Por lo tanto el presidente Turco, Recep Tayyip Erdogan, al tratar de hacer un conflicto diplomático las declaraciones del Papa, es un despropósito y creo que debería de preocuparse porque nunca vuelva a suceder un GENOCIDIO  en la región. Usted, estimado lector, tiene la mejor opinión. Recuerde que 22 países reconocen este hecho como un suceso vergonzoso para la humanidad. Turquía solo tiene un modo de superar el trauma y la culpa del capítulo más oscuro de su historia, y que es el de confesarlo y pedir perdón. Si no, estas heridas quedaran siempre abiertas, incluso después de 100 años.



Ing. Rodolfo Franco
Rodolfo Franco

Editor de La Verdad del Centro

Etiquetas:  
Escribe tu opinion sobre esta nota.