IMPARABLE LA VIOLENCIA AL INTERIOR DE LA NORMAL RURAL “JUSTO SIERRA MENDEZ” DE CAÑADA HONDA #AGUASCALIENTES.
17 de Septiembre de 2017

El comité, acompañadas por aproximadamente 30 hombres (que se supone son alumnos de otras normales) nos obligaban a rodar sobre una mezcla de heces fecales ( excremento), desperdicios, lodo y aceite, para luego vaciar sobre nuestro cabello una mezcla de desperdicios, aceite, cebolla, ajo y huevo: Deisy Jissell Serna Gómez

· No hay autoridad que pare abuso de “cuarteñas” ha estudiantes de nuevo ingreso, acudí a la Directora del Plantel Máyela Legaspí Lozano, quién solo me dijo que pronto se iba a acabar, pero seguía sucediendo una y otras vez, las agresiones se intensificaban cada vez más

· Autoridades estatales cierran los ojos ante el grave problema que se vive dentro de ese plantel, en el que se forman a las futuras educadoras

· Ya hay dos quejas en la CNDH, es el único organismo que ha escuchado las quejas de padres de alumnas afectadas.

  Aguascalientes, lunes 18 de septiembre del 2017, La Verdad del Centro, “Mes dedicado a la patria en México”.

Redacción:

El pasado viernes Deisy Jissell Serna Gómez, alumna de nuevo ingreso de la Escuela Normal Rural “Justo Sierra Méndez”, acompañada por su madre Gloria Gómez, se presentó ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos a fin de interponer una queja formal en contra de autoridades de ese plantel educativo y del Instituto de Educación de Aguascalientes, quiénes han sido

omisos y han consentido los abuso y aberrantes agresiones y violaciones de los que fue objeto por parte de alumnas del cuarto grado de ese plantel que integran “el comité” y quiénes se hacen llamar las (cuarteñas)

Con el rostro desencajado y con un visible daño psicológicamente, Deisy Jissell, quién es mayor de edad, narro a visitadores de ese organismo la historia de horror que vivió durante tres semanas en esa normal, de la cuál fue obligada a huir tras ver en riesgo su integridad física y mental al ser objeto de graves abusos físicos y psicológicos por parte de sus compañeras del cuarto grado y hombres que las acompañaban en la llamada “Semana de Inducción”.

De acuerdo a lo narrado por Deisy, fue un domingo 22 de julio cuando ingresó a la “semana de inducción”, en donde supuestamente realizarían, actividades académicas para seleccionar a las 120 alumnas de nuevo ingreso.

Sin embargo, al llegar a las instalaciones de esa normal, no se encontraba personal docente y las aspirantes a maestras fueron recibidas por una mujer de nombre Pera y el “comité” de alumnas del cuarto grado integrado por Jaqueline R. Andrade, Karla Horta; Sararí Cepeda; Lesli Guadalupe Esparza; Fátima Ordaz; Janeth Morales; Maribel Contreras; Nayhelli Rocha Valle; Gladis Guevara; Guadalupe Gallegos, entre otras, quienes se hacen llamas “Las cuarteñas”, quiénes desde el primer día iniciaron sus abusos con permitirles recibir una vez al día alimentos, lo cual consistía en un vaso de agua y una cuchara de frijoles, para luego a las 3 de la tarde cerrar la escuela y comenzar la historia de terror.

Según la narración de la ahora ex normalista realizada a visitadores de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en dónde estuvo presente “La Verdad del Centro”, desdé el primer día, les impedían dormir más de dos horas al día, ya que las llamaban a un “supuesto” circulo de estudio en el cuál se trataban temas relacionados con el comunismo y dónde se les imponían

ideales en contra del gobierno de México, que nada tienen que ver con la enseñanza académica.

Con voz entre cortada y lágrimas en los ojos Deisy Jissell, denuncio:

“Al terminar los círculos de estudio, la alumnas del “comité”, acompañadas por aproximadamente 30 hombres (que se supone son alumnos de otras normales) nos obligaban a rodar sobre una mezcla de heces fecales ( excremento), desperdicios, lodo y aceite, para luego vaciar sobre nuestro cabello una mezcla de desperdicios, aceite, cebolla, ajo y huevo, mientras nos hacían cantar una canción que decía que a nosotros nos gustaba que nos hicieran eso, después nos mandaban a bañar con agua helada y en el horario de comida nos obligaban a disfrazarnos como Payasos, con botas de tribal, nos hacían pintarnos la boca fuera de los labios con rojo, y nos hacían trenzas paradas, como la india María para luego hacernos caminar en medio del comedor, en dónde al entrar golpeaban la mesa con cucharas y nos gritaban pelonas”

Tras las agresiones recibidas Deisy Jissell, señalo:

“Acudí a la Directora del Plantel Máyela Legaspí Lozano, quién solo me dijo que pronto se iba a acabar, pero seguía sucediendo una y otras vez, las agresiones se intensificaban cada vez más y ninguna maestro hacía nada por detener tanta agresión, ellos sabían que había hombres que venían de otras normales apoyar a las “ cuarteñas” en la elaboración de las mezclas de excremento, desperdicios, aceite y lodo en donde nos hacían revolcar, ellos dormían ahí en un área de visitas y los maestros lo permitían”

La joven estudiante consternada narro como escapo de sus propias compañeras y dijo:

“Yo me sentía muy mal de salud y psicológicamente, me escapé, fue el martes 29 de agosto, después del almuerzo yo ya no quise regresar a clases para tener la oportunidad de salir, porque si sabían ellas que yo me iba a salir, no me iban a dejar, me iban a amenazar, ya lo habían hecho con otras personas, como sabía que las chicas estaban en clase, fue la oportunidad que yo tuve para salirme de ahí, sin que nadie me viera, la puerta del patio central, por ahí me salí, mi mamá me apoyó para salir me dijo que pidiera mis documentos, eso fue un martes, yo voy a control escolar y de ahí me mandaron con la directora y no me querían dar mis documentos, le explique lo difícil que era para mí soportar eso y sólo me dijo que eso pronto se acabaría y me dio mis documentos”.

Cuestionada por “la verdad del centro” sobre su decisión para denunciar y hacer público lo que paso al interior de esa normal rural Deisy Jissell dijo:

“Ahora me siento muy mal, muy triste, mi sueño se destruyó, por ahora ya no quiero estudiar, dicen las autoridades que no pasa nada, pero claro que pasa, que quieran taparlo es otra cosa; No somos dos chicas las que pasamos por esto, somos bastantes, todas están amenazadas y por lo mismo que no se atreven a denunciar, por el miedo de lo que les pueda pasar, pero es suficiente para que se den cuenta de que si está pasando algo y que deben dar solución a esto, el Instituto de Educación están dejando que pasen las cosas no les importa que destruyan el sueño de varias chicas sólo ven por sus propios intereses.

Tras la queja interpuesta por la interpuesta por la estudiante ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos, funcionarios del Instituto de Educación de Aguascalientes, se comunicaron vía telefónica con la ahora ex alumna a quién le ofrecieron

incorporarla en otro plantel educativo, ofrecimiento que rechazo en razón de tener miedo a posibles represalias por la denuncia presentada y de la cual tuvo conocimiento en frma inmediata el Instituto de Educación , en tanto la Comisión Nacional de Derechos Humanos, remito la queja a su cede en la ciudad de México para el trámite correspondiente en espera de una posible acumulación a la queja presentada con anterioridad por los padres de Kassandra Vega Lara, otra ex alumna víctima de las “Novatadas y “Semana de Inducción” en esa Normal Rural “Justo sierra Méndez”.

 



                                                                         

Visítanos:

en Twitter como @LaVerdadAgs

en facebook como La Verdad del Centro

Contacto: laverdaddelcentro@yahoo.com.mx



Ing. Rodolfo Franco
Rodolfo Franco

Editor de La Verdad del Centro

Etiquetas: REPORTAJE  
Escribe tu opinion sobre esta nota.