Participación ciudadana como responsabilidad social de los partidos políticos en México
15 de Marzo de 2014

 


 

La apatía política de la sociedad es consecuencia de la falta de credibilidad moral del sistema, radica en la percepción negativa de la sociedad hacia los partidos considerándolos como instituciones corruptas de nuestro país


 

ANC.- Agencia Noticiosa del Centro.- Aguascalientes, Ags. A sábado 15 de marzo de 2014.- Redacción.-

Por el Ing. José Carlos Ortega Sandoval

Coordinador Estatal de Evolución Mexicana en el Estado de Aguascalientes

La participación política en nuestro país es un derecho y una responsabilidad de los ciudadanos, es un elemento necesario en la construcción de la democracia y para colaborar en crear mejores condiciones de vida para todos. En la actualidad representa un verdadero desafío ya que la relación entre la clase política y la sociedad se ha distanciado, hoy en día se requiere de generar una mayor representatividad social en nuestro sistema político que incluye tanto a los partidos como a nuestros gobiernos en sus diferentes niveles y, desde luego, esto debe incluir la participación ciudadana en los asuntos públicos.

La ciudadanización de los proyectos políticos puede ser una forma de lograr este objetivo, contando con la responsabilidad social de las instituciones de gobierno y claro, de los partidos políticos; de esta manera ,con figuras como la contraloría social y de los consejos ciudadanos se fortalece el compromiso de nuestro sistema político en dar las soluciones a los problemas sociales y, desde luego, en crear un ambiente democrático con la participación política de los diferentes sectores sociales.

Actualmente contamos con un modelo de democracia representativa donde a través de los diferentes periodos de elecciones se renuevan los poderes y los ciudadanos elegimos a nuestros  gobernantes; sin embargo, no debemos limitar la participación de los ciudadanos de esta forma, los partidos han limitado su acercamiento con la sociedad en época de elecciones además, aunado a esto, el creciente abstencionismo electoral puede generar un problema de credibilidad y de representatividad de nuestro sistema de gobierno. Representa un desafió para el sistema político incluir en sus cuadros la figura de la ciudadanía, de esta manera podremos renovar los liderazgos políticos e impulsar a los demás sectores de la sociedad. La política requiere de ideas nuevas y en este sentido podríamos invitar a los jóvenes a dejar de lado la apatía y construir un mejor país con proyectos de desarrollo social en beneficio de todos. En estos tiempos de crisis política y de desigualdad social solo con la coordinación de esfuerzos comunes podremos sacar adelante a nuestro país y a nuestro estado.

Los partidos son organizaciones que crean y sustentan muchas de las instituciones del Estado en la función publica, en México tenemos un sistema político construido a base de partidos por lo que su responsabilidad social es fundamental en la construcción de la democracia incluyendo desde luego la participación ciudadana estableciendo una estrecha relación entre el Estado y la sociedad civil. Deben ser sensibles en escuchar las principales demandas ciudadanas y trabajando en la reconstrucción de tejido social. Sin embargo, cuando no existen los suficientes controles democráticos, algunos partidos pueden apoderarse de las instituciones reduciéndose a un pequeño grupo social que los controla. Para revertir esta situación es necesario crea una ley de partidos que regule su actividad política.

Uno de los principales escenarios donde se evidencia la necesidad y la demanda de participación ciudadana es durante la problemática social, cuando se requiere de tomar decisiones y donde los ciudadanos buscamos ejercer nuestra libertad de expresión ante la demanda de mejores condiciones de desarrollo exigiendo que se cumplan nuestros derechos. La participación ciudadana en México está regulada los diferentes estados de la República Mexicana a través del referéndum, el plebiscito, la iniciativa popular y la revocación de mandato. La reciente reforma política incluye la intervención ciudadana sin embargo en los asuntos de suma importancia para la nación es necesario generar las condiciones para incrementarla. Esta representa un elemento indispensable para que la ciudadanía  logre sus cambios políticos, económicos y sociales siendo una muestra del potencial y de la fuerza social.

La apatía política de la sociedad es consecuencia de la falta de credibilidad moral del sistema, radica en la percepción negativa de la sociedad hacia los partidos considerándolos como instituciones corruptas de nuestro país. Es tarea entonces de los partidos recuperar la confianza de la sociedad y a través de la participación ciudadana como pueden hacerlo. El objetivo de los partidos políticos es el de representar las diferentes opiniones y puntos de vista de la sociedad; es decir, cada partido político representa los intereses de un sector de la población. Sin embargo, los partidos actualmente sufren de una gran crisis moral y de debilidad frente a la población como resultado de las constantes decepciones propiciadas por ellos mismos. Decepciones creadas a partir de las falsas promesas que hacen los candidatos, la corrupción dentro de cada uno de los grupos políticos, la falta de cooperación entre ellos mismos y principalmente, su clara postura de defender primero los intereses personales, después los intereses del partido y por último, los intereses de la sociedad.

Para alcanzar una verdadera democracia es necesario contar  con la participación popular, no debemos limitarnos en la democracia formal, electoral. Se requiere de la gestión ciudadana en los diferentes niveles de gobierno además de la formación política de la ciudadanía a través de nuestros partidos, son estos quienes deben adentrar la participación ciudadana en el sistema político. Los partidos son quienes deben generar la representatividad social en la política para que en época de elecciones contemos con un mayor número de candidatos ciudadanos con quienes la gente se identifique impulsando la votación y con esto un mayor índice de participación ciudadana generando así una mayor representatividad social en el sistema de gobierno. Contando con políticos que tengan un liderazgo social será más fácil la creación de políticas públicas necesarias para resolver los verdaderos problemas sociales. Los Comités Ciudadanos son ejemplo de lo anterior, pues han ayudado a contrarrestar el poder de las autoridades, dando voz y voto a los ciudadanos y, en muchos casos, han logrado detener acciones políticas que afectaban a la ciudadanía.

Los retos de la participación política deben tener no sólo la apertura de los mecanismos jurídicos sino que  las demandas ciudadanas sean escuchadas y atendidas por parte de los partidos y gobiernos, éstas deben ser representativas a las necesidades sociales y alcanzables a un mayor número de personas incluyendo desde luego niños y jóvenes, mujeres, adultos de la tercera edad, indígenas, desempleados, etc. De esta manera, con la integración de los diferentes sectores sociales en la participación ciudadana podremos dar congruencia a un sistema democrático donde la política se extienda en generar una mayor representatividad de los intereses de la sociedad.

 

Las diferentes sociedades que han utilizado la participación ciudadana como una forma de resolver los problemas que las aquejan han logrado grandes beneficios, ya que la comprensión y el conocimiento directo de las problemáticas cotidianas estableciendo los mecanismos necesarios para resolverlas, facilitando el consenso y el acuerdo corresponde a todos los actores sociales y políticos impulsarlas. Para que esto sea posible es importante adentrarnos en una cultura democrática a través de la participación política contando con la responsabilidad social de nuestros partidos.



Ing. Rodolfo Franco
Rodolfo Franco

Editor de La Verdad del Centro

Etiquetas:  
Escribe tu opinion sobre esta nota.